LA ESTUPIDEZ HUMANA

La mía primero, que no se trata de criticar a nadie ni que nadie se de por aludido y sin embargo hago alusión a todos. Tanta estupidez existe en el humano que se han escrito y realizado estudios sobre la misma, por ejemplo; Carlos M. Cipolla (lo siento por su apellido, la de estupideces que habrá tenido que aguantar), escribió las cinco leyes fundamentales de la estupidez humana. Te haré un resumen sobre estas cinco leyes:

1. “Subestimamos el número de estúpidos/as que existen a nuestro alrededor”, porque siempre se ha dicho, la estupidez es muy atrevida y existen muchos más estúpidos de los que imaginamos, pero teniendo en cuenta que muchos de ellos no lo reconocen, de estúpidos que son, es muy difícil de medir el número de población que sufre este síntoma

2. “La probabilidad de que cierta persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona”. No voy a entrar en el debate de si hay que incluir el ser rubia, porque me parece una estupidez.

3. “Una persona estúpida es aquella que causa pérdidas a otra persona o grupo de personas sin obtener ninguna ganancia para sí mismo e incluso incurriendo en pérdidas”. De estas conocemos muchas, demasiadas, sino existieran, tal vez, tampoco existiría la crisis económica, por ejemplo. Muchos de estos, además de estúpidos, son unos auténticos hijos de su madre.

4. “Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas. Los no estúpidos, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento, lugar y circunstancia, tratar y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error”. Está claro, solo un estúpido puede hacer tratos con otro estúpido, en mi defensa, por haber pecado en alguna ocasión con esta regla, diré que, igual que existe la enajenación mental temporal y se utiliza como defensa ante delitos cometidos, también existe la estupidez temporal y, por suerte, es solo eso, temporal.

5. La persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que existe. El ejemplo más claro lo tenemos en el gobierno y todos los mandamases, dejamos el mundo en sus manos, que además de estúpidos son unos chorizos.

También un tal Paul Tabori escribió sobre este tema en un libro titulado “Historia de la estupidez humana”, que si, que cuando el río suena estúpidos llevara, sino de qué tanta literatura sobre este mal tan propagado.

Desde mi humilde punto de vista, hasta como ser evolucionado, animal que puede pensar, planear, crear e incluso tener creencias y dogmas, somos bastante estúpidos, el único animal que necesita ayuda para dar a luz a otro ser, igual de estúpido, por cierto, porque este tardará algo así como un año en aprender a andar, cuando todos los demás animales lo hacen a las horas, incluso minutos, de haber llegado a este mundo, que digo yo, será para salir corriendo más deprisa. Las crías son alimentadas por su madre los primeros meses de vida, nosotros, que te voy a contar, en el mejor de los casos con unos once años podemos prepararnos un bocata, algunos no aprenden jamás ni a freír un huevo y, si hablamos de buscarse los alimentos por su cuenta, los hay que tienen cuarenta años y siguen comiendo de sus padres. Que bien!! somos un animal evolucionado, lo mejor de las especies, somos la leche.

Más tarde empezamos a empeorar las cosas, crear códigos, leyes absurdas, otras no tan absurdas pero se cumplen o no dependiendo de como se levante otro ser igual de evolucionado que nosotros. Somos estúpidos siguiendo a estúpidos que llamamos líderes. Seguimos modas estúpidas para no desentonar y no parecer menos estúpidos que los demás. Tenemos emociones y hasta una lista de pecados, los que más llaman la atención son los pecados capitales, que se hicieron llamar así porque, para poder llegar a cumplir con estas adicciones y obsesiones, que son los pecados capitales, somos capaces de cometer otros muchos.

Primero fueron cinco, luego ocho y al final los dejaron en siete, estos son los pecados capitales que cometemos día si y día también los seres humanos:

1. Lujuria, obsesos sexuales que por conseguir su satisfacción pueden llegar a acosar, violar y matar.

2. Pereza, ese pecado que nos impide ser aquello que deseamos pero que no podemos alcanzar porque requiere mucho esfuerzo.

3. Gula, pecado necesario para que otros seres humanos puedan enriquecerse gracias a la obesidad de muchos de los que la padecen, sino no existirían las dietas, los balones intragastricos, reducción de estomago, etc…

4. Ira, está descrita como un sentimiento incontrolado de odio y enfado, generalmente crea un deseo de hacer mal a otros, pero puedo asegurar que es un sentimiento de lo más absurdo y estúpido, porque el único que sufre, en primer lugar, es el que lo siente, nada que decir del daño que puede llegar a hacer aquellos que por ira cometen crímenes, pero su dolor sigue sin desaparecer.

5. Envidia, y no me vengáis con cuentos de que existe la envidia sana, porque no es cierto, solo que así nos sentimos mejor. Envidia, ¿Para qué sirve? una vez más para sufrir uno mismo.

6. Avaricia, es un pecado de exceso, mira que nos gusta todo a lo grande y cometer excesos, al igual que la lujuria y la gula, ande o no ande caballo grande. Mientras te ocupas en hacer crecer tus pertenencias y posición social irás sufriendo a su vez envidia por los que ya tienen lo que tu deseas, te creará una ansiedad que te provocará gula y probablemente termines gordo como un tocino y, con suerte, cuando tengas todo lo que deseas, querrás gastártelo todo en recuperar tu figura.

7. Soberbia, sobre valoración del yo, mirarse demasiado el ombligo, creerse superior a los que le rodean, si, cierto, superiores en estupidez, se llevan la palma.

No me imagino a ningún animal, y me paro a observar a mi perro, con la intención de cometer algunos de estos pecados, pero resulta que los inteligentes somos nosotros. Somos tan inteligentes que otros seres humanos tienen que escribir libros de autoayuda para que los demás sepamos como salir de este atolladero en el que nos ha metido la evolución.

Seremos animales superiores e inteligentes, pero estúpidos como nosotros solos, son el resto de especies del planeta las que nos observan con autentico espanto y, si pudieran, se echarían las manos a la cabeza al comprobar como vivimos, lo infelices que somos, lo antinaturales que nos hemos vuelto y, encima, por si fuera poco, nosotros que hemos llegado los últimos nos estamos cargando este mundo que nos han regalado. Además de estúpidos, somos egoístas.

Después de leer esto, probablemente algo quieras cambiar, pero no sabes como, tal vez un libro de autoayuda nos venga bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s